Foro extremaduraderallyes Foro extremaduraderallyes
Competición del motor en Extremadura
 
 chatChat   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 
Una Historieta del Monte-Carlo 1976

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema Foros de discusión -> Mundial de Rallyes
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Alberto Pecero




Registrado: 13 Jun 2008
Mensajes: 644
Ubicación: Villafranca de los barros
Reputación: 19.3Reputación: 19.3


MensajePublicado: Sab Dic 19, 2009 10:31 am    Asunto: Una Historieta del Monte-Carlo 1976 Responder citando

Faltaban sólo cinco o seis minutos para el comienzo de la próxima etapa cronometrada, situada en mitad de los Alpes franceses. Desde lo alto de la montaña teníamos que ascender y descender nos informaron por radio que sólo llovía. Por lo tanto todo conforme para usar neumáticos de agua. Pero justo un minuto antes de la salida la radio comenzó a radiar:
“Atención, atención: esta nevando fuertemente”

Era demasiado tarde para montar neumáticos de clavos, me hubiera retrasado en la salida y hubiera sido penalizado. Tan sólo podía salir arriesgándome y esperanzado. La especial era de 38 kilómetros y la nieve aparecía desde el kilómetro ocho en adelante. Era la primera vez que corría con Silvio Maiga como copiloto y teníamos una ventaja de 4’ 30” respecto de Frequelin con su Porsche. Ascendí llevando las ruedas por los márgenes de la carretera para tener cierta adherencia gracias a la hierba. En ese momento me sentí atenazado por el miedo de no conseguir alcanzar la cumbre. Después de conseguirlo se vería con más claridad conseguir finalizar la etapa. Trabajamos duro para avanzar pero no podía haber sido de otro modo desde el momento que las ruedas montadas no eran de clavos (295 atrás y 205 delante). Los otros corredores habían partido algunos minutos después y por esta razón habían tenido tiempo de cambiar sus ruedas de lluvia por las de nieve. Así que muy pronto otros coches comenzaron a adelantarnos. Sin ruedas de clavos marchábamos como un borracho. Al final aquellos cuatro minutos y medio habían desaparecido y fuimos relegados a la segunda posición por detrás de Frenquelin, Waldegaard se situaba ya cerca. No estaba todo perdido, pero pasar de una ventaja de cuatro minutos y medio a una desventaja, incluso si fuera mínima, tras acumular riesgo curva tras curva era duro de tolerar. La carretera de “St Jean en Royans”, así se llamaba la montaña, había estado a punto de dar un golpe mortal a mis esperanzas de ganar por tercera vez el mundialmente famoso rally de Montecarlo. Pero naturalmente no me rendí y la última noche volvía a encontrarme líder de nuevo con una ventaja de dos minutos. Esta sensación de victorias y derrotas es parte del juego y crea un suspense que no dura solamente dos o tres horas, sino dos o tres días.

Y más, todo parecía ir bien. Pero en la tercera pasada por el Col de Turini (excitante y temido como era el Futa en la Mile Miglia) mi caja de cambios se bloqueó en cuarta velocidad: un problema que no era extraño en los Stratos. Por delante de mi tenía doce kilómetros de subidas y bajadas. El problema era intentar pasar las curvas de herradura y alcanzar la cima. En unas pocas palabras me encontraba de nuevo encarando el problema que había trabajado duro por sobrepasar poco antes. Las causas eran distintas pero la situación era la misma. Las curvas de herradura eran muy estrechas y yo solo tenía cuarta velocidad. Pero antes de perder una carrera como el “Montecarlo” solo por que una caja de cambios se ha bloqueado has de intentarlo todo, incluso las cosas más alocadas. La primera curva se acercaba.
“Debemos tomarla – le dije a Silvio – de otro modo esto es el fin.”

Tomé la curva despacio, para intentar realizar la mejor trayectoria posible; cada centímetro tenía su importancia. Nunca había prestado tanta atención a una curva en mi vida. Di un ligero toque de gas, el motor de 6 cilindros respondió sin dudas (la importancia de tener par en bajas) y un par de ligeros toques de embrague para incrementar el régimen de vueltas sin correr el riesgo de quemar el motor. Ya habíamos dado una curva, pero aún faltaban once. En este punto la esperanza de conseguirlo había incrementado notablemente. Despacio, despacio, una tras otra las pasamos todas. Mi Stratos estaba demostrando ser realmente increíble. Finalicé la etapa aproximadamente a un minuto de Waldegaard pero conservaba aun un minuto de ventaja. Sin embargo la angustia de conocer si la avería era reparable en los pocos minutos que quedaban antes del comienzo de la última especial permanecía. Llegué a la asistencia pero como era sólo un servicio de emergencia decidí continuar has alcanzar el comienzo de la siguiente especial donde sabía que había mecánicos en disposición de obrar el milagro. Nuestro problema no era simple: dos piezas del selector se había solapado. Era necesario desmontar la tapa del colector de aceite, desatornilla los pernos del colector de aceite, extraer el aceite caliente y recogerlo en un recipiente ya que no teníamos aceite de recambios, desbloquear los dos elemento, volver a ensamblar el colector de aceite y llenarlo. Una operación que, en las condiciones en las que nos encontrábamos demandaba un talento fuera de lo común: todo bajo el coche estaba ardiendo, había pocos minutos disponibles, era de noche y llovía.

Llegué un cuarto de hora antes de la salida de la última etapa cronometrada tras la cual se encontraba la meta en Montecarlo y la victoria. Los mecánicos habían sido avisados por radio para prepararse. No llegué a salir del coche. Ferdinand Casarsa y Piero Spriano se arrojaron bajo del coche y escuché que alguien decía:
“Seguro que podemos hacerlo.”

Yo estaba en silencio, intocable. Ellos querían que comiera algo pero tan solo probé un poco de agua. Ellos me veían apretar los labios en una actitud bastante común en mí en momentos de tensión. Para ganar tiempo ellos no montaron la protección del colector de aceite. Exactamente catorce minutos después de mí llegada mi caja de cambios estaba desbloqueada. Salí rápidamente, tratando de cambiar con la máxima delicadeza por miedo a que esas piezas volvieran a jugarme otra broma. Había una tormenta, pero ese Montecarlo no se me escaparía. He revivido decenas y decenas de veces los momentos de las llegadas victoriosas con su exaltación y sus vértigos, pero nunca he olvidado el triunfo de enero de 1976. Quizás porque me sentí particularmente en deuda con Casarsa y Spriano: habían estado excepcionales.

Este seguramente fue el “Monte” que más sufrí, a pesar de nuestra evidente superioridad. No fue fácil desde el punto de vista menta de vencer una alta dosis de estrés. Mirando hacia atrás estoy seguro que si no hubiese ganado, mi historia hubiese cambiado y no habría sido el primer piloto en ganar cuatro veces seguidas en el más difícil y prestigioso evento del campeonato del mundo.

Sandro Munari

_________________
Juha Kankkunen Rac 1995: "Si Colin gana a Carlos sólo puede ser por dos motivos: O porque el coche de Colin anda más que el de Carlos, o porque el coche de Carlos anda menos que el de Colin"
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
conejoracing




Registrado: 08 Nov 2009
Mensajes: 95




MensajePublicado: Dom Dic 20, 2009 4:27 pm    Asunto: Responder citando

buenisima la historia
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
M. Ponce




Registrado: 26 Ago 2008
Mensajes: 1690

Reputación: 25.7Reputación: 25.7Reputación: 25.7


MensajePublicado: Lun Ene 18, 2010 11:29 am    Asunto: Responder citando

Buufff... Increible. Buenisima historia sin duda. Estas son las cosas que diferencian nuestro deporte.

Chicos yo me estoy preparando ya para el Montecarlo, que si no me falla nada lo podre ver. Eso si, en casa jejeje.

_________________
Atención!! COMPRESIÓN!!! Mi punto de vista de esta gran pasion http://mponcedesdelacuneta.blogspot.com
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Mundial de Rallyes Todas las horas son GMT
Todas las horas son GMT
Página 1 de 1


Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro



Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001, 2007 phpBB Group
mostrar

Crear radio gratis | foros de Coches | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo